LECCIONES SOBRE LA CARTA A LOS FILIPENSES (Completo)


COMENTARIO DE LA CARTA A LOS FILIPENSES

Lección nº 1:
INTRODUCCIÓN

Podemos considerarnos afortunados por lo menos en un aspecto de nuestro estudio de Filipenses: no se nos presentan problemas críticos; porque no hay ningún estudioso notable del Nuevo Testamento que haya dudado nunca de que sea una carta genuina y auténtica del apóstol Pablo.

Filipos
Cuando Pablo escogía un lugar para predicar el Evangelio tenía siempre la cualidad de un gran estratega. Siempre escogía los que no solo eran importantes por sí mismos sino también como centro de comunicaciones de una zona. Hasta nuestros días muchos de los lugares en los que predicó Pablo siguen siendo enlaces de grandes carreteras y líneas de ferrocarril. Ese es el caso de Filipos, que tenía por lo menos tres cualidades para ser importante.
Había en sus aledaños minas de oro y de plata que se llevaban explotando desde tiempos de los fenicios. Es verdad que ya estaban agotadas cuando empezó la historia de la Iglesia; pero habían convertido Filipos en un gran centro comercial del mundo antiguo.
La ciudad había sido fundada por Filipo de Macedonia, el padre de Alejandro Magno, de quien había tomado su nombre en 368 a.C. porque no había un lugar más estratégico en toda Europa. Hay una cadena de montañas que divide Europa de Asia, el Oriente del Occidente, y hay cerca de Filipos un puerto en esa cordillera que era el paso obligado de una carretera importantísima, lo que hacía que esta ciudad controlara en tráfico entre Europa y Asia.
No mucho después, Filipos recibió la distinción de ser una colonia romana; estas colonias eran focos del gran sistema romano de carreteras que permitía que pudieran llegar refuerzos rápidamente de una colonia a otra. Estaban establecidas para mantener la paz y controlar los puntos estratégicos del vasto Imperio Romano.
Dondequiera que estuvieran, estas colonias eran reflejos de Roma, y el poseer la ciudadanía romana era su característica dominante. Se hablaba la lengua de Roma; se vestía como en Roma; se observaban las costumbres de Roma; sus magistrados tenían títulos romanos, y se llevaban a cabo las mismas ceremonias que en la misma Roma...
No había personas que estuvieran más orgullosas de ser romanas que las de esas colonias; y así eran los filipenses.

Pablo y Filipos
Fue en su segundo viaje misionero, hacia el año 52 d.C., cuando llegó Pablo a Filipos por primera vez. La historia de la estada de Pablo en Filipos se nos cuenta en Hechos 16; y se centra en torno a tres personas: Lidia, la vendedora de púrpura; la muchacha esclava demente que usaban sus amos como adivina, para sacar dinero, y el carcelero romano. Es un corte transversal alucinante de la sociedad antigua. Estas tres personas tenían distintas nacionalidades. Lidia era asiática, y puede que su nombre no fuera tanto el suyo propio como el de su procedencia; la muchacha esclava era griega de nacimiento y el carcelero era ciudadano romano. La totalidad del Imperio estaba representada en la iglesia cristiana. Pero no eran distintas estas tres personas solamente por su nacionalidad; también procedían de diferentes estratos sociales. Lidia era vendedora de púrpura, una de las sustancias más caras del mundo antiguo, y representaba la gran industria; la muchacha poseída era una esclava, y por tanto, para la ley, no era una persona, sino simplemente una herramienta viva; y el carcelero era un ciudadano romano, perteneciente a la sólida clase media de la que procedían los funcionarios.

Pablo tuvo que marcharse de Filipos tras una tormenta de persecución y un encarcelamiento ilegal. La persecución la heredó después la iglesia filipense. Pablo les dice que han compartido sus cadenas y su defensa del Evangelio (1:7). Los exhorta a que no se dejen atemorizar por los adversarios, porque ellos están pasando lo que él mismo pasó y sigue pasando (1:28-30).

Se había desarrollado entre Pablo y la iglesia filipense un nexo de amistad como no lo tenía con ninguna otra iglesia. Se enorgullecía de no haber aceptado nunca ayuda de ninguna otra persona o iglesia, y que cubría sus necesidades con el trabajo de sus propias manos. Sólo accedió a aceptar ayuda de los filipenses. Después de salir de Filipos pasó a Tesalónica, adonde le mandaron un regalo (4:16). Cuando siguió adelante y llegó a Corinto pasando por Atenas, ellos fueron los únicos que se acordaron de él con sus dones (2 Corintios 11:9). “Hermanos míos, queridos y anhelados -los llama-, mi gozo y mi corona en el Señor” (4:1).

El momento de la Carta
Cuando Pablo escribió esta carta estaba preso en Roma, y la escribió con ciertos propósitos definidos.
Es una carta de gratitud. Habían pasado los años; era entonces el año 63 ó 64 d.C., y los filipenses le han vuelto a mandar un regalo (4:10 y ss.).
Tiene que ver con Epafrodito. Parece que los filipenses le habían enviado no solo como portador del regalo, sino para que se quedara con Pablo y le fuera de ayuda. Pero Epafrodito cayó enfermo. Echaba de menos su casa, y estaba preocupado porque sabía que los suyos estaban preocupados por él. Pablo le envía de vuelta, pero tenía la preocupación de que los amigos filipenses pudieran tener la impresión de que Epafrodito les había fallado; así es que les sale al encuentro con su testimonio ( 2: 29 y ss.).
Es una carta de aliento para los filipenses que están pasando pruebas (1: 28-30).
Es una llamada a la unidad. De esa situación surge el gran pasaje que nos habla de la humildad generosa de Jesucristo (2:1-11). Había en la iglesia de Filipos dos mujeres que se habían peleado y estaban poniendo en peligro la paz (4:2); y había falsos maestros que estaban tratando de seducir a los creyentes filipenses para apartarlos del camino recto (3:2). Esta carta es una llamada a mantener la unidad de la Iglesia.

Un problema
Es precisamente aquí donde surge el problema de Filipenses. En 3:2 hay un cambio brusco en la carta. Hasta el 3:1 todo es serenidad, y la carta parece ir fluyendo tranquilamente hacia su final; y entonces, sin previo aviso, Pablo se exalta: “¡Cuidado con los perros! ¡Cuidado con los obreros malvados! ¡Cuidado con la mutilación”… Esto no tiene ninguna relación con lo precedente.
En vista de este cambio brusco muchos estudiosos creen que Filipenses, tal como la tenemos, no es una carta sino dos que se han unido. Sugieren que 3:2 - 4:3 es una carta de gracias y de advertencia enviada poco después de la llegada de Epafrodito a Roma; y que 1:1 - 3:1 y 4:4-23 es otra carta que fue escrita considerablemente después y enviada con Epafrodito cuando volvió a Filipos. Pero, aunque eso es perfectamente posible, nos parece que no hay razones de peso para dividir esta carta en dos. Tal vez cuando Pablo estaba dictando la carta llegaron noticias recientes de problemas en Filipos e inmediatamente interrumpió su línea de pensamiento para salirle al paso a la nueva situación… Debemos tener en cuenta que Filipenses es una carta personal y que, como tal, no sigue el orden lógico de un tratado; por ende el cambio de tono y de tema aquí es la clase de cosa que puede ocurrir en cualquier carta personal.

Una Carta preciosa
Para muchos de nosotros Filipenses es la carta más preciosa de todas las que se conservan de Pablo. Se le han dado dos títulos: La carta de las cosas excelentes y/o La epístola del gozo, porque en ella aparecen una y otra vez las palabras gozo y gozaos y regocijaos y otra vez os digo que os gocéis.
Aun estando en la cárcel y en una situación angustiosa, Pablo quería dirigir los corazones de sus amigos filipenses, y los nuestros, al gozo que nadie ni nada puede arrebatar.




Lección nº 2:
LA CARTA DE UN AMIGO
Filipenses 1: 1-2

De un amigo a sus amigos
Filipenses 1: 1-2
Las palabras introductorias definen el tono de toda la carta. Se trata de la carta de un amigo a sus amigos.
Con la excepción de las cartas a los tesalonicenses y la nota personal a Filemón, Pablo empieza todas sus cartas presentándose como apóstol; pero no lo hace cuando escribe a los filipenses. No hacía falta. Sabía que le atenderían, y con mucho cariño. De todas sus iglesias, la de Filipos era la que estaba más en su corazón; y escribe, no como un apóstol a los miembros de su iglesia, sino como un amigo a sus amigos.
Pero hay un título del que no prescinde. Se presenta como siervo (doulos) de Jesucristo; más que servidor, un esclavo. Un servidor es libre para ir y venir; pero un esclavo es posesión exclusiva de su amo para siempre.
Cuando Pablo se llama esclavo de Jesucristo asegura que es posesión exclusiva de Cristo y establece que debe absoluta obediencia a Cristo.
De hecho el máximo título de honor es siervo de Dios; y cuando Pablo se aplica ese título se coloca humildemente en la línea de sucesión de los profetas y de los hombres de Dios.
La esclavitud del cristiano a Jesucristo no es una sumisión humillante. Como expresaba el dicho latino: Illi servire regnare est, “Ser su esclavo es ser un rey”...

La distinción cristiana: La carta va dirigida a todos los santos en Cristo Jesús. La palabra que se traduce por santos es hágios que sugiere que es diferente de todo lo demás, que es algo apartado… Los judíos eran una nación santa (Éxodo 19:6), porque pertenecían a Dios de una manera especial; Dios los había apartado de las demás naciones para que fueran suyos (Levítico 20:26)…
Pero Israel se negó a hacer el papel que Dios le había asignado. Cuando vino su Hijo al mundo, no le reconocieron, le rechazaron y le crucificaron.
Entonces los privilegios y las responsabilidades que deberían haber tenido se les quitaron y se le dieron a la Iglesia, que llegó a ser el nuevo Israel, el verdadero Pueblo de Dios del Nuevo Testamento.
El decir que los cristianos son santos quiere decir por tanto que son diferentes de las demás personas. ¿En qué consiste esa diferencia?...
La diferencia fundamental para Pablo era que el cristiano está en Cristo de la misma manera en que el ave vive en el aire, el pez en el agua y las raíces del árbol están en la tierra. Lo que hace al cristiano diferente es que siempre y en todas partes es consciente de estar rodeado de la presencia de Jesucristo.
Así pues, cuando Pablo habla de los santos en Cristo Jesús quiere decir los que son diferentes de las otras personas y están consagrados a Dios mediante una relación especial con Jesucristo…
Pero debe advertirse que esa santidad si bien es un privilegio inigualable, debe también entenderse como una responsabilidad… Y para el cristiano debe entenderse como la más grande responsabilidad porque esa santidad la compró Jesucristo ofreciendo su vida en la Cruz…
Por esa razón la Iglesia debe preservar esa santidad, de manera tal que su distinción sea visible siempre y en todo lugar… Muchos en nuestros día procuran que la Iglesia asuma compromisos sociales que la misma sociedad ha descuidado; y no es errado ese intento, siempre y cuando la Iglesia siga siendo siempre la Iglesia de Cristo cumpliendo el propósito fundamental para la que fue establecida… La Iglesia es fundamentalmente el Reino Santo de Dios en la tierra; y nunca debe olvidarlo.
El saludo que lo dice todo: El saludo de Pablo a sus amigos es: “Que la gracia y la paz que proceden de nuestro Padre Dios y de nuestro Señor Jesucristo sean con vosotros” (Romanos 1:7; 1 Corintios 1:3; 2 Corintios 1:2; Gálatas 1:3; Efesios 1:2; Colosenses 1:2; 1 Tesalonicenses 1:1; 2 Tesalonicenses 1:2; Filemón 3).
Cuando Pablo pone juntas estas dos grandes palabras, gracia y paz (járis y eirené), está tomando los saludos normales de dos culturas y uniéndolos: Járis era la palabra con que empezaban las cartas griegas, y eirené el saludo que usaban los judíos. Cada una de estas palabras tiene su propio sabor, y ambas fueron transformadas por el nuevo sentido que les infundió el Cristianismo.
Járis es una palabra que incluye la idea de gozo y placer, luminosidad y belleza; en español usamos la palabra gracia… Con Jesucristo llega una nueva belleza que se añade a la anterior; y esa belleza nace de una nueva relación con Dios. A esa gracia es a la que Pablo hace referencia y desea para los filipenses…
Eirené es una palabra inclusiva. La traducimos por paz; pero no quiere decir paz en sentido negativo sino que refiere al bienestar total, todo lo que contribuye a la felicidad suprema de una persona y que para Pablo tiene una relación directa con la obra de Cristo en las personas…
Así es que cuando Pablo pide a Dios gracia y paz para sus amigos está pidiendo realmente que tengan el gozo de conocer a Dios como Padre y la paz de estar relacionados con Él, con los hombres y consigo mismos; y esas gracia y paz no se pueden recibir sino mediante Jesucristo.

Una reflexión anexa nos llevar a ver que Pablo desea lo mejor para sus amigos, y que lo mejor es la Gracia y la Paz de Jesucristo…
Muchas veces nosotros nos preocupamos por saber qué podría ser el mejor regalo para ofrecer a nuestros amigos y caminamos las calles y negocios buscando lo mejor para comprarles… Pero ¿tienen ellos la Gracia y la Paz de Jesús…?
Muchos de ellos tal vez no conocen a Jesús como su Salvador… ¿Qué mejor que llevarles esa Gracia y esa Paz hablándoles sin cesar del amor del Señor?
Tal vez nuestros amigos conozcan a Cristo; pero muchas veces ellos, como nosotros también, podrán encontrarse en situaciones de aflicción o prueba… Nuestras palabras de consuelo y de aliento, en el amor del Señor, pueden acercar esa Gracia y esa Paz al creyente que sufre… Como muchos lo habrán hecho con nosotros cuando nosotros también estábamos en problemas.

Versículo para aprender:

Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo”
Filipenses 1: 2




Lección nº 3:
LAS SEÑALES DE LA VIDA CRISTIANA
Filipenses 1:3-11

Es encantador cuando se combinan el recuerdo y la gratitud; y ese era el sentir de Pablo con los cristianos de Filipos. Los recuerdos no conllevaban pesares, sino solo felicidad.
En este pasaje se presentan las marcas de la vida cristiana:

El gozo del cristiano: Está el gozo cristiano. Es con gozo como Pablo ora por sus amigos. La Carta a los Filipenses se ha llamado La Epístola del Gozo...
En 1:4 encontramos el gozo de la oración cristiana, el gozo de presentar a los que amamos ante el trono de la misericordia de Dios. Siempre debe haber gozo y paz profundos en presentarle a Dios en oración a nuestros seres queridos y a otros.
Está el gozo de que se predica a Jesucristo (1:18). Cuando uno experimenta una gran bendición, su primer instinto es compartirla; y hay gozo en pensar que se predica el Evangelio en todo el mundo para que otro y otro y otro se incorporen al amor de Cristo.
Existe el gozo de la fe (1:25). Si el Evangelio no nos hace felices, nada nos hará felices... Cuando bajó Moisés de la cumbre de la montaña le relucía el rostro; el Cristianismo es la fe del corazón feliz y el rostro radiante porque estamos cerca de Dios…
Existe el gozo de ver que los cristianos están en íntima comunión (2:2). Eso era lo que le hacía prorrumpir en alabanzas al salmista (Salmo 133:1):
No existe la paz para nadie donde y cuando se han roto las relaciones humanas y hay peleas entre las personas; y no hay panorama más maravilloso que el de una familia en la que todos están vinculados en amor mutuo, o el de una iglesia cuyos miembros están unidos entre sí porque están unidos a Jesucristo su Señor.
Existe el gozo de sufrir por Cristo (2:17). El sufrir por Cristo es un privilegio, porque nos ofrece la oportunidad de demostrar sin lugar a duda nuestra lealtad, y colaborar en la edificación del Reino de Dios.
Existe el gozo de recibir noticias de nuestros seres queridos (2:28). La vida está llena de separaciones y de ausencias, y siempre produce gozo el tener noticias de nuestros amados de los que estamos separados temporalmente.
Existe el gozo de la hospitalidad cristiana (2:29). Hay hogares de puerta cerrada, y hogares de puerta abierta. La puerta cerrada es la del egoísmo; la abierta, la de la bienvenida y el amor cristiano.
Existe el gozo de estar en Cristo (3:1; 4:1). Ya hemos visto que estar en Cristo es vivir en su presencia como el pájaro vive en el aire, el pez en el agua y las raíces de la planta en la tierra. Nos es natural estar contentos cuando estamos con la persona amada; y Cristo es el quien mejor nos ama y de quien nada nos podrá separar nunca ni en el tiempo ni en la eternidad.
Existe el gozo de la persona que ha ganado a otra para Cristo (4:1). Los filipenses eran el gozo y la corona de Pablo porque había sido él el instrumento para traerlos a Jesucristo…
Hay gozo en un regalo (4:10). Este gozo no consiste tanto en el regalo mismo, como en el hecho de que se acuerden de uno y se preocupen por uno… Este es un gozo que podríamos producirles a otros mucho más a menudo de lo que lo hacemos.

El sacrificio cristiano: En el versículo 6 Pablo dice que tiene confianza en que Dios, que ha empezado una buena obra en los filipenses, la llevará a feliz término para que estén preparados para el día de Jesucristo. Hay aquí todo un cuadro en griego que no es posible reproducir en una traducción. El detalle está en que las palabras que usa Pablo para empezar (enárjesthai) y para completar (epitélein) que son términos técnicos que se usaban para el comienzo y el final de un sacrificio. Era el procedimiento para dedicar a las personas al servicio de los dioses…
Toda la frase de Pablo se mueve en la atmósfera del sacrificio.
Pablo contempla la vida del cristiano como un sacrificio dispuesto para ser ofrecido a Jesucristo. Traza la misma figura cuando exhorta a los romanos a que presenten sus cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios (Romanos 12:1).
Cuando Cristo vuelva, será como la llegada de un Rey. En tales ocasiones los súbditos estaban obligados a presentarse con dones para mostrarle su lealtad y su amor. El único don que Jesucristo desea que le presentemos es el de nosotros mismos; así que, la suprema tarea de una persona es hacer que su vida sea idónea para ofrecérsela. Solo la gracia de Dios nos puede capacitar para lograrlo.

La solidaridad cristiana: En este pasaje se hace hincapié en la idea de la solidaridad cristiana. Hay varias cosas que los cristianos comparten: son solidarios en la gracia y son solidarios en la obra del Evangelio. No solo comparten un don, sino también una tarea: la extensión del Evangelio.
Pablo usa dos palabras para expresar la obra de los cristianos por el Evangelio: habla de la defensa y de la confirmación del Evangelio. La defensa (apologuía) del Evangelio quiere decir su defensa frente a los ataques que se le hacen desde fuera. El cristiano tiene que estar dispuesto para ser un defensor de la fe, y dar razón de la esperanza que tiene. La confirmación (bebaiósis) del Evangelio es la edificación de su fuerza desde dentro, la edificación de los cristianos.
Los cristianos son solidarios en el sufrimiento por el Evangelio. Siempre que a un cristiano le toca sufrir por causa del Evangelio debe hallar fuerza y consuelo en el pensamiento de que es uno de una gran compañía a través de todas las edades y en todas las tierras que han sufrido por Cristo antes que negar su fe.
Los cristianos son solidarios con Cristo. En el versículo 8 Pablo tiene un dicho sumamente gráfico. La traducción literal sería: “Os anhelo a todos con las entrañas de Jesucristo”. La palabra griega es splanjna, que designaba, lo mismo que la palabra hebrea correspondiente, rajamim, las entrañas maternales que se suponía que eran la sede de la ternura y de la compasión. Así es que Pablo está diciendo: “Os anhelo con la misma ternura de Jesucristo mismo”. El amor que Pablo sentía para con sus amigos cristianos no era otra cosa que el amor de Cristo mismo… El cristiano es solidario con el amor de Cristo.

La carrera del cristiano: Lo que Pablo pedía en oración para los suyos era que su amor creciera de día en día (vs. 9 y 10). Ese amor había de crecer en conocimiento y en percepción espiritual para que llegaran a ser cada vez más capaces de distinguir entre la verdad y el error. El amor es siempre el camino al conocimiento. Si amamos algo, queremos aprender más acerca de ello; si amamos a una persona, queremos conocerla cada vez más; si amamos a Jesús, querremos aprender más acerca de Él y de su verdad.
El amor es sensible a la mente y al corazón del ser amado. Si hiere ciega o insensiblemente los sentimientos de la persona que pretende amar, no es verdadero amor. Si amamos a Jesús de veras seremos sensibles a su voluntad y deseos; cuanto más le amemos, más desearemos el bien. La palabra que usa Pablo para poner a prueba es dokimázein, que era la que se usaba para probar un metal para comprobar que era genuino. El verdadero amor no es ciego; nos permitirá siempre ver la diferencia entre lo falso y lo verdadero.
Así que el cristiano llegará a ser puro y no será causa de que otros tropiecen. La palabra que usa para puro es interesante. Es eilikrinés que sugiere dar vueltas y vueltas como en una criba hasta que se le quitan todas las impurezas. Sobre esa base, el carácter cristiano se va limpiando de todo mal hasta quedar totalmente puro.
Pero el cristiano no es sólo puro; es también apróskopos, no hace que nadie tropiece… Hay personas que son exteriormente impecables, pero tan austeras y dogmáticas que repelen a los demás del Cristianismo. El cristiano es en sí mismo puro, pero su amor y gentileza son tales que atraen a otros al camino cristiano en lugar de repelerlos.
Por último, Pablo establece el objetivo del cristiano. Es vivir de tal manera que se den a Dios la gloria y la alabanza. El cristiano no se propone obtener honores por su bondad para sí mismo, sino para Dios. El cristiano sabe, y atestigua, que es como es, no por su propio esfuerzo y sin ayuda de nadie, sino solamente por la gracia de Dios.

Versículo para aprender:

...Que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento”
Filipenses 1: 9





Lección nº 4:
EN CADENAS…
Filipenses 1: 12-20

Cadenas que rompen las barreras
Filipenses 1: 12-14
Pablo estaba preso; pero, lejos de que esa circunstancia pusiera fin a su actividad misionera, la extendió, tanto por su parte como por la de otros. De hecho, las cadenas echaron abajo las barreras. La palabra que usa Pablo para el avance del Evangelio es sumamente gráfica: prokopé, que es la que se usaría para el avance de un ejército o de una expedición militar.
El encarcelamiento de Pablo, lejos de cerrar la puerta, la abrió a nuevas esferas de trabajo y actividad en las que no habría penetrado de otra manera.
Pablo, viendo que no podía esperar justicia en Palestina, había apelado a César, cosa que podía hacer cualquier ciudadano romano. A su debido tiempo le habían despachado para Roma bajo escolta militar; y, cuando llegó allí, le dejaron al cuidado del “capitán de la guardia” y le permitieron vivir por su cuenta al cuidado de un soldado de guardia (Hechos 28:16). Por último, aunque seguía bajo guardia, se le permitió estar en una casa de alquiler (Hechos 28:30), lo que le permitía recibir a todos los que quisieran visitarle.
La guardia pretoriana era la guardia imperial romana. La había instituido Augusto, y constaba de un ejército de diez mil soldados escogidos, que luego fue en aumento y concentró más poder y sus integrantes hasta llegaron a ser los que quitaban y ponían emperador, porque era su candidato el que quedaba elegido siempre, ya que podían imponérsele a la fuerza al populacho si era necesario. Fue al prefecto de la guardia pretoriana, el comandante en jefe, al que entregaron a Pablo cuando llegó a Roma.
Pablo dice que estaba prisionero o en cadenas (Hechos 28:17)… En Filipenses menciona varias veces su prisión (Filipenses 1:7,13-14). En Colosenses dice que está en prisión, o en cadenas, por la causa de Cristo, y les pide a los colosenses que recuerden sus cadenas (Colosenses 4:3,18). En Filemón se llama a sí mismo prisionero de Jesucristo, y habla de las cadenas del Evangelio (Filemón 9,13). En Efesios vuelve a llamarse prisionero de Jesucristo (Efesios 3:1).
Hay dos pasajes en los que estas cadenas de definen más exactamente. En Hechos 28:20 habla de sí mismo como sujeto con esta cadena; y usa la misma palabra halysis en Efesios 6:20, cuando se llama embajador en cadenas; era la cadena corta que unía la muñeca del prisionero a la del soldado que le guardaba para que no se pudiera escapar… Habría, por supuesto, una lista de guardias que se turnaban en este servicio; y en los dos años, uno tras otro, todos los soldados de la guardia imperial habrían estado de guardia con Pablo. ¡Qué preciosa oportunidad! Aquellos soldados oirían a Pablo predicar y hablar con sus amigos. Sin duda durante las largas horas de la guardia Pablo iniciaría la conversación acerca de Jesucristo con el soldado de turno al que estaba encadenado.
La cárcel le había ofrecido la oportunidad de predicar el Evangelio al regimiento más selecto del ejército romano. No es extraño que declarara que sus cadenas se habían hecho famosas en el pretorio y habían supuesto una oportunidad única para el avance del Evangelio en ese frente; muchos de los soldados habrían entrado en contacto con Cristo; y el saberlo habría dado a los hermanos de Filipos un nuevo coraje para predicar el Evangelio y testificar de Cristo.

Que Cristo sea anunciado…”
Filipenses 1:15-18
Aquí está hablando el gran corazón de Pablo. El estar él en la cárcel ha incentivado a la predicación del Evangelio. Ese incentivo actuó de dos maneras.
Estaban los que le amaban; y, al saberle en la cárcel, redoblaban los esfuerzos para extender el Evangelio para que no perdiera terreno por estar Pablo inmovilizado. Sabían que la mejor manera de deleitar su corazón era hacerle ver que la obra no sufría por su lamentable ausencia.
Pero otros estaban motivados por lo que Pablo llama eritheía, y predicaban por sus propios fines partidistas. Eritheía es una palabra interesante. En su origen no significaba más que trabajar por el sueldo. Pero si uno trabaja solamente por él sueldo no tiene la motivación más elevada… Se preocupa solo en lo que lo que pueda sacar para sí. De ahí que llegara a significar el espíritu mercenario y ambicioso que no hace nada más que para engrandecerse a sí mismo; y llegó a aplicarse a la política y a querer decir hacer lo que fuera para ganar votos.
Así es que había algunos que predicaban a Cristo más intensamente aprovechándose de que Pablo estaba en la cárcel, porque esa circunstancia parecía ofrecerles una oportunidad enviada del cielo para aumentar su propio prestigio e influencia y disminuir los de él.
Aquí encontramos una lección. Pablo no sabía lo que eran los celos ni el rencor. Mientras se predicara a Cristo, no le importaba quién recibiera los honores o el prestigio. No le importaba lo más mínimo lo que otros predicadores dijeran de él, ni lo enemistados que estuvieran con él, o lo mucho que le despreciaran, o que trataran de sacarle ventaja. Lo único que le importaba era que se predicara a Cristo.
Con dolor debemos reconocer que muchas veces los celos son recurrentes entre los líderes de la Iglesia; pero Pablo es nuestro gran ejemplo: ponía la cuestión por encima de los personalismos, y todo lo que le importaba era que se predicara a Cristo.

Anhelando la Gloria de Cristo
Filipenses 1:19-20
Pablo estaba convencido de que la situación en que se encontraba conduciría a su salvación. Hasta la cárcel, y la casi hostil predicación, de sus enemigos personales, acabarían por conducir a su salvación.
¿Qué quería decir con eso de su salvación? La palabra que usa es sotería, más que seguridad debe entenderse como salud, bienestar general y sin duda refiere a la salvación eterna que el mismo Pablo predicaba y que se haría realidad en el Cielo con Cristo…
En esta situación Pablo sabe que tiene dos grandes ayudadores:
a) Tiene la ayuda de las oraciones de sus amigos. Una de las cosas más preciosas de las cartas de Pablo es la manera que tiene de pedir las oraciones de sus amigos (1Tesalonicenses 5:25; 2 Tesalonicenses 3:1 y ss.; 2 Corintios 1:11; Filemón 22; Romanos 15:30-32).
Pablo no se consideró nunca tan grande como para no necesitar las oraciones de sus amigos. Nunca hablaba a los demás como si él pudiera hacerlo todo y ellos nada; siempre les recordaba que ni él ni ellos podían hacer nada sin la ayuda de Dios.
Cuando un creyente sabe que sus amigos están orando por él, cobra nuevas fuerzas, aumenta su fe y reconoce el amor de ellos… Por cierto que no podemos llamar a nadie nuestro amigo a menos que oremos por él.
b) Pablo sabe que también tiene la ayuda del Espíritu Santo. Su presencia es el cumplimiento de la promesa de Jesús de que estaría con nosotros hasta el fin del mundo.
En toda esta situación, Pablo tiene una expectación y una esperanza. La palabra que usa para expectación es muy gráfica e infrecuente; es apokaradokía que refiere a la mirada ansiosa e intensa, que se aparta de todo lo demás para fijarse en un solo objeto del deseo… La esperanza de Pablo es no tener nunca que callarse por vergüenza o por cobardía o por sentimiento de inutilidad.
Pablo está seguro de que en Cristo hallará el coraje para no avergonzarse nunca del Evangelio; y de que por medio de Cristo sus trabajos resultarán eficaces para que los vean todos… El decir la verdad con valentía no es sólo el privilegio del siervo de Cristo, sino también su deber.
Así es que, si Pablo aprovecha la oportunidad valerosa y eficazmente, Cristo será glorificado en él. No importa cómo le vaya. Si muere, recibirá la corona del martirio; si vive, tendrá el privilegio de seguir predicando y testificando de Cristo.
Aquí tenemos la tremenda responsabilidad del cristiano. Una vez que hemos aceptado a Cristo, le podemos producir gloria o vergüenza con nuestra vida y conducta… Debemos tomar como ejemplo a Cristo, que aun en cadenas no dejaba de anhelar que su vida reflejara la Gloria del Señor…

Versículo para aprender:

... Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aun”
Filipenses 1: 18




Lección nº 5:
UNA DISYUNTIVA Y UN DESAFÍO
Filipenses 1: 21-30

Partir con Cristo o quedarse por Él
Filipenses 1: 21-26
Como Pablo estaba en la cárcel esperando el juicio, tenía que asumir la realidad de que era impredecible si había de morir o de seguir viviendo; pero a él le daba lo mismo.
Para Pablo, Cristo había sido el principio de su vida, porque aquel día del camino de Damasco era como si su vida hubiera empezado totalmente de nuevo; Cristo había sido la continuación de su vida; no había habido nunca un día que Pablo no hubiera vivido en su presencia, y en los más terribles momentos Cristo había estado con Él dándole ánimo (Hechos 18:9 y ss.); y Cristo era el fin de su vida, porque era la razón última de su existencia.
Y también para Pablo Cristo era la recompensa de la vida, porque la única recompensa que valía la pena para Pablo era una comunión más íntima con su Señor… Si Cristo hubiera desaparecido de su vida, a Pablo no le hubiera quedado nada ...
Por esa misma razón, la muerte era, para Pablo, la entrada en una presencia aún más íntima de Cristo. En este momento en que sentía sobre sí el aliento de la muerte, Pablo no la veía como un quedarse dormido, sino como la entrada inmediata a la presencia de su Señor. Si creemos en Jesucristo, para nosotros la muerte es unión y reunión, unión con Él y reunión con los que hemos amado y perdido por un tiempo.
En consecuencia, Pablo oscilaba entre dos deseos que tiraban de él en sentidos opuestos. La palabra que usa es synéjomai, que se usaría para describir la situación de un viajero que se encontrara entre un muro imposible de sortear por un lado y un precipicio por el otro, sin más salida que seguir adelante… Pero Pablo se encontraba entre dos bienes; él prefería marcharse ya para estar con Cristo, que era con mucho lo mejor; pero por causa de sus amigos y de lo que todavía pudiera hacer por ellos deseaba seguir en esta vida. Y entonces viene el pensamiento de que la elección no depende de él, sino de Dios.
Pablo está convencido de que quedará y seguirá con ellos. Hay aquí un juego de palabras en griego que no se puede reproducir en español. La palabra para quedar es ménein, y la de continuar es paraménein. El detalle está en que ménein quiere decir sencillamente permanecer con, mientras que paraménein (para quiere decir en griego “al lado de”) quiere decir esperar al lado de una persona dispuesto a ayudar. El deseo que tenía Pablo de seguir en esta vida no era para vivir para sí, sino para otros a los que podría seguir ayudando.
Así era que, si Pablo conservaba la vida para poder ir a verlos otra vez, ellos tendrían razones para sentirse orgullosos de Jesucristo. Es decir, podrían mirar a Pablo y ver en él un ejemplo luminoso de cómo, por medio de Cristo, una persona puede sobrellevar lo peor sin alterarse ni atemorizarse.
Es el deber de todo cristiano el confiar de tal manera que los demás puedan ver en él lo que Cristo puede hacer por una persona que le ha entregado su vida.

Ciudadanos del Reino
Filipenses 1:27-30
Pablo insta a los filipenses a vivir de una manera digna de la fe que profesan. Eso es lo que quiere decir aquí Pablo: “Que vuestra conducta sea la que corresponde a los que están consagrados a Cristo”.
Pero en esta ocasión hallamos una palabra que Pablo usa rara vez con este sentido… La palabra es politeúesthai, que quiere decir etimológicamente “ser ciudadano”…
Pablo estaba escribiendo desde la capital del Imperio Romano, desde Roma; él mismo era ciudadano romano; Filipos era una colonia romana, y las tales eran pequeñas réplicas de Roma plantadas por todo el mundo, en las que los ciudadanos no olvidaban nunca que eran romanos: hablaban latín, llevaban ropa romana, daban nombres latinos a sus magistrados, por muy lejos que estuvieran de Roma. En este pasej Pablo insta a los filipenses a ser, primordialmente, ciudadanos del Reino de Dios
¿Qué era lo que Pablo esperaba de ellos?
Esperaba que se mantuvieran firmes... El verdadero cristiano se mantiene firme, sin avergonzarse de su fe en ninguna compañía.
Espera también unidad; deben estar vinculados en un mismo Espíritu como hermanos. Aunque el mundo se pelee, los cristianos deben estar unidos.
Espera además que se sientan invencibles… El cristiano no debe perder nunca la esperanza ni rendirse en la lucha contra el mal. Así Pablo espera de ellos un coraje templado y tranquilo para enfrentar los tiempos de crisis…
Si pueden ser así, darían tal ejemplo que los paganos se avergonzarían de su manera de vivir, se darían cuenta de que los cristianos tienen algo de lo que ellos carecen, y tratarían de participar de ello para poder sobrevivir.
Pablo no sugiere que las cosas sean fáciles. Cuando el Evangelio llegó por primera vez a Filipos, los filipenses vieron a Pablo librar su propia batalla. Le vieron azotado y encarcelado por la fe (Hechos 16:19). Sabían también lo que estaba pasando Pablo cuando les escribió esta carta.
Un general de ejército en los conflictos más difíciles elegirá a sus hombre mas valientes, mas equilibrados, más dispuestos y que se sientan unidos e invencibles… Pablo esta instando a los filipenses que esa es la clase de ciudadanos del Reino que Dios quiere usar…
Pero su desafío no se agota en las palabras.
Él mismo les había ofrecido ejemplo cuando estuvo con ellos; y les ofrecía el mismo ejemplo desde su prisión en Roma desde donde les escribía.
Los creyentes debemos tomar este ejemplo apostólico sabiendo que no son tibios ni cobardes los seguidores que Dios espera para mostrar al mundo la obra que Él quiere hacer en todos los hombres; no olvidemos nunca el carácter del mismo Señor Jesús, que lo condujo hasta la Crus…

Versículo para aprender:

Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia”
Filipenses 1: 21




Lección nº 6:
JESUCRISTO ES EL SEÑOR
Filipenses 2: 1-11
El peligro de la desunión
Filipenses 2: 1-4
El único peligro que amenazaba a la iglesia filipense era el de la desunión. En cierto sentido, ese es el peligro que corre cualquier iglesia sana; a veces la pasión por las cosas del Señor puede llevar a enfrentamientos…
En los versículos 3 y 4, Pablo nos da tres causas de desunión:
Está la ambición egoísta. Siempre hay peligro de que las personas hagan las cosas, no para que avance la obra, sino para promocionarse a sí mismas buscando algún provecho propio o la satisfacción de sus propias necesidades…
Está el deseo de prestigio personal. El prestigio es para muchos una tentación aún mayor que la de la riqueza. El ser admirado y respetado y hasta el ser adulado son para muchos las cosas más deseables, aunque el propósito del cristiano no debe ser alardear, sino pasar inadvertido, para que sea Cristo a quien se vea.
Está el concentrarse en el ego. Si una persona no se preocupa nunca nada más que de sus propios intereses, es inevitable que choque con otras personas. El concentrarse en uno mismo induce inevitablemente a eliminar a los demás; y el objeto de la vida no puede ser ayudar a los demás, sino quitarlos de en medio.
Ante el peligro de la desunión, Pablo establece, al comienzo del pasaje, cinco consideraciones que deberían prevenirla:
a) El hecho de que todos estamos en Cristo debería mantener la unidad. No se puede andar en desunión con los demás y en unión con Cristo.
b) El poder del amor cristiano debe mantenernos en unidad. No es una mera actitud del corazón, como el amor humano; es la victoria de la voluntad, lograda con la ayuda de Jesucristo; y que es capaz de brindarse aun a aquellos que no nos aman... Esta es la misma esencia de la vida cristiana; y nos afecta tanto en el tiempo como en la eternidad, porque el Cielo será una comunidad de amor.
c) El hecho de compartir el Espíritu Santo debería guardar a los cristianos de la desunión. El Espíritu Santo une al ser humano con Dios y con los demás seres humanos y es quien nos permite vivir esa vida de amor que es la misma vida de Dios; si una persona vive en desunión con sus semejantes da señales inequívocas de no tener el don del Espíritu Santo.
d) La existencia de la compasión humana debería guardarnos de la desunión… No fuimos creados para enfrentarnos unos a otros, sino para sumarnos en la búsqueda del propósito de Dios para el mundo…
e) La última exhortación de Pablo es más personal... No puede haber felicidad para uno mientras sepa que hay desunión en la iglesia que le es tan querida. Si sus amigos quieren completar su gozo, que completen su comunión.
No es con amenazas como Pablo se dirige a los cristianos de Filipos, sino con la exhortación del amor.

Jesucristo es el Señor
Filipenses 2:5-11
Pablo está exhortando a los filipenses a que vivan en armonía, y su exhortación final y suprema consiste en señalar al ejemplo de Cristo.
Cada una de las palabras que escogió Pablo meticulosamente nos muestran dos cosas: la realidad de la humanidad y la realidad de la divinidad de Jesucristo.
En el vers. 6 dice: “Siendo en forma de Dios”… La palabra que se traduce por siendo pertenece al verbo griego hypárjein, que describe lo que es una persona en su propia esencia y que no puede cambiarse. Así es que Pablo empieza diciendo que Jesús era esencial e inmutablemente Dios.
Luego pasa a decir que Jesús era “en la forma de Dios”. Se usa la palabra morfé que refiere a la forma esencial que nunca cambia, afirmando que en Jesús, su esencia inalterable es la divinidad.
Nos dice también que “Jesús no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse”… La palabra para usurpación que hemos traducido por “cosa a que aferrarse” es harpagmós, que procede de un verbo que quiere decir agarrar, arrebatar. Entendemos entonces que Jesús no tuvo necesidad de arrebatar la igualdad con Dios porque la tenía por naturaleza; y también que Jesús no se aferró a la igualdad con Dios, sino se despojó de ella voluntariamente por amor a la humanidad… Una vez más Pablo hace hincapié en la divinidad esencial de Jesús.
En el vers. 7 dice: “Se despojó a Sí mismo”… El verbo griego kenún quiere decir literalmente vaciar totalmente... Aquí Pablo usa la palabra más gráfica posible para aclarar el sacrificio de la Encarnación. Jesús rindió de manera voluntaria la gloria de la divinidad para convertirse en un hombre; se vació de su divinidad para asumir su humanidad en una acción que como humanos no podemos entender plenamente, pero que nos emociona profundamente, porque aquí, en un último esfuerzo del lenguaje humano, se atesora la verdad salvadora de que el que era rico se hizo pobre por amor a nosotros (2 Corintios 8:9).
Sigue diciendo: “Tomó la forma de siervo”… La palabra que usa Pablo aquí es otra vez morfé, que ya hemos visto que quiere decir la forma esencial. Pablo quiere decir que cuando Jesús se hizo hombre no se limitó a representar un papel, sino que se hizo plenamente hombre… Pero hay algo más aquí: “Se hizo semejante a los hombres”… La palabra que se traduce por “se hizo” es una parte del verbo griego guínesthai que describe un estado que no es permanente; es decir que la condición humana de Jesús no era un estado suyo permanente; fue absolutamente real, pero transitorio.
En el vers. 8 dice: “Hallándose en la condición de hombre”. Pablo insiste en lo mismo. La palabra que retraduce por condición es sjéma, que refiere a una forma que cambia; es decir que Jesús vivió como humano y vivió los cambios en apariencia que los humanos viven: fue niño, joven, adulto….
Los versículos 6, 7 y 8 forman un pasaje muy breve; pero no hay otro pasaje en el Nuevo Testamento que nos presente la absoluta realidad de la divinidad y de la humanidad de Jesús de una manera tan conmovedora, ni de una manera tan viva el sacrificio que Él hizo cuando se despojó de su divinidad y asumió su humanidad. Cómo sucedió, no lo podemos decir; pero es el misterio de un amor tan grande que, aunque no lo podamos comprender plenamente, podemos experimentarlo profundamente y adorar a Dios por ello…
Recordemos que la intención de Pablo era persuadir a los filipenses para que vivieran una vida en la que la desunión, la discordia y la ambición personal no tuvieran lugar. Así es que Pablo dice de Jesús que “se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, hasta la muerte de cruz”; poniéndolo como el ejemplo a seguir.
La gran característica de la vida de Jesús fue la humildad, la obediencia y la renuncia a sí mismo. No deseaba dominar a los hombres, sino servir a los hombres; no deseaba seguir su propio camino, sino el de Dios; no deseaba exaltarse a sí mismo, sino renunciar a toda su gloria por amor a los hombres. Si la humildad, la obediencia y la autorrenuncia fueron las características supremas de la vida de Jesús, también deben ser las señales características del cristiano.
Pero la autorrenuncia de Jesucristo le condujo a una gloria aún mayor. Le aseguró que algún día, más tarde o más temprano, todas las criaturas del universo en el Cielo y en la Tierra y hasta en el infierno le adorarán.
Hay que fijarse con cuidado de dónde llega esa adoración. Viene del amor. Jesús Se ganó los corazones de las personas, no apabullándolas con manifestaciones de poder, sino mostrándoles un amor que no pudieron resistir. A la vista de esta Persona que Se despojó de Su gloria por los hombres y los amó hasta el punto de morir por ellos en la Cruz, los corazones humanos se derriten y se les quebranta toda resistencia. Cuando adoran a Jesucristo, caen a sus pies maravillados de amor... La adoración se basa, no en el temor, sino en el amor.
Además, Pablo dice que, como consecuencia de su amor sacrificial, Dios le dio a Jesús el nombre que está por encima de todos los nombres. Una de las ideas características de la Biblia es que se da un nombre nuevo para señalar una etapa nueva en la vida de una persona. Abram fue llamado Abraham cuando recibió la promesa de Dios (Génesis 17:5). Jacob pasó a llamarse Israel cuando Dios inició una nueva relación con él (Génesis 32:28). La promesa del Cristo Resucitado tanto a Pérgamo como a Filadelfia es la de un nuevo nombre (Apocalipsis 2:17; 3:12)…
Entonces, ¿cuál es el nuevo nombre que Dios Le dio a Jesucristo? Seguramente era Kyrios que se traduce como Señor, y que era el nombre que los romanos daban al Emperador… Cuando los cristianos llamaban a Jesús Señor, le reconocían como el Dueño del universo, el Rey de reyes y el Señor de señores… Es decir Dios mismo.
Filipenses 2:11 es uno de los versículos más importantes en todo el Nuevo Testamento. En él leemos que el propósito de Dios es que un día toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor. Estas cuatro palabras fueron el primer credo de la Iglesia Cristiana. Ser cristiano era confesar que Jesucristo es el Señor (Romanos 10:9). Era un credo sencillo, pero lo abarcaba todo.
Llegará pues el día cuando la humanidad llamará a Jesús Señor, pero será a la gloria del Padre Dios porque todo el propósito de Jesús es, no su propia gloria, sino la del Padre.
Pablo tiene muy clara la exclusiva y suprema supremacía de Dios. En la iglesia filipense había algunos cuya finalidad era concentrar en sí mismos todas las miradas; la finalidad de Jesús era concentrar todas las miradas en Dios.

Versículo para aprender:

Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”
Filipenses 2: 11




Lección nº 7:
LA OBRA DE LA SALVACIÓN
Filipenses 2: 12-18

La obra de la Salvación
Filipenses 2: 12-18
Pablo exhorta a los filipenses a vivir una vida que conduzca a la salvación de Dios en el tiempo y en la eternidad. En ningún otro lugar del Nuevo Testamento se presenta la obra de la salvación de una manera tan sucinta como aquí.
Como siempre, Pablo escoge también aquí sus palabras cuidadosamente.
Dice “Ocupaos en vuestra salvación”; la palabra que usa para ocupaos es katergázesthai, que contiene siempre la idea de llevar a su culminación una acción…
La palabra que usa Pablo para obrar y hacer es la misma, el verbo energuein y siempre se refiere a la acción efectiva de Dios… La obra de Dios no se puede frustrar, ni quedarse a medias; tiene que ser efectiva y completa.
Como hemos dicho, este pasaje presenta perfectamente la obra de la salvación.
La salvación es cosa de Dios.
a) Es Dios quien obra en nosotros el deseo de ser salvos. El deseo de la salvación de Dios no lo alumbra ninguna emoción humana, sino Dios mismo. El principio del proceso de nuestra salvación lo despierta Dios.
b) La continuación de ese proceso depende de Dios. Sin su ayuda no podemos progresar en la bondad, ni vencer al pecado, ni lograr ninguna virtud.
c) El final del proceso de nuestra salvación está en Dios, porque culmina en una amistad eterna con Él
La obra de nuestra salvación empieza, prosigue y termina en Dios.
La salvación es cosa del ser humano.
Pablo insta a los filipenses a ocuparse de su salvación… Sabemos que sin la cooperación de la persona, Dios no puede obrar…Uno puede estar enfermo, y el médico receta las medicinas que le pueden sanar; pero si no se las aplica y rechaza testarudamente toda ayuda, no tiene remedio. Así sucede con la salvación. Dios nos la ofrece; si no, no la conseguiríamos de ninguna manera. Pero nadie puede recibir la salvación a menos que responda al ofrecimiento de Dios y tome lo que Dios le da.
No puede haber salvación aparte de Dios; pero lo que Dios ofrece, el ser humano lo tiene que recibir. No es nunca Dios el que retiene la salvación, sino la persona la que se priva de ella.

Cuando examinamos la línea de pensamiento de este pasaje vemos que Pablo establece lo que podemos llamar cinco señales de la salvación.
1 - Está la señal de la acción efectiva. El cristiano debe dar evidencia constante en su vida diaria de que está ocupándose realmente de su propia salvación; día a día debe ir cumpliéndose más plenamente. La verdadera vida cristiana debe ser un progreso continuo, porque es un viaje hacia Dios.
2 - Está la señal del temor y temblor que procede de la conciencia de ser criaturas y de nuestra propia impotencia para enfrentarnos triunfalmente con la vida. Es decir: no es el temor y temblor que nos hace escondernos de Dios, sino más bien el temor y temblor que nos impulsa a arrojarnos en sus brazos, con la seguridad de que sin su ayuda no podemos enfrentarnos efectivamente con la vida. Y es el temor a lastimar a Dios porque le amamos concientes de su amor a nosotros.
3 - Está la señal de la serenidad y la certeza. El cristiano lo hace todo sin murmuraciones ni discusiones porque confía plenamente en Dios.
4 - Está la señal de la pureza. Los cristianos han de ser “irreprochables, sencillos y sin mancha”; cada una de estas palabras hace una contribución a la idea de la pureza cristiana.
La palabra traducida por irreprochables es amemptós, y expresa lo que es el cristiano para el mundo. El cristiano no solo debe ser puro, sino que la pureza de su vida debe estar a la vista de todo el que quiera ver.
La palabra traducida por sencillo es akéraios, que quiere decir literalmente sin mezcla, no adulterado. La pureza cristiana debe desembocar en una sinceridad total de pensamiento y carácter.
La palabra traducida por sin mancha es ámomos, que describe lo que es el cristiano a los ojos de Dios, y se usa para los sacrificios rituales… La vida cristiana debe ser tal que se pueda ofrecer como sacrificio sin mancha a Dios.
5 - Está la señal del esfuerzo misionero. Es la proclamación del Evangelio con palabras claras e inconfundibles y es el testimonio de una vida que es absolutamente recta en un mundo retorcido y pervertido… Es el ofrecimiento de la luz en un mundo tenebroso. Los cristianos han de ser luces en el mundo. La palabra que se usa para luces, fóstéres es la misma que se usa en la historia de la Creación del Sol y de la Luna, que Dios colocó en el firmamento de los cielos para que iluminaran la Tierra (Génesis 1:14-18). El cristiano ofrece y muestra rectitud en un mundo retorcido y luz en un mundo tenebroso.

Este pasaje concluye con dos ilustraciones propias de Pablo:
Anhela el progreso cristiano de los filipenses para, al final del día, poder tener el gozo de saber que no ha corrido ni trabajado en vano. La palabra que usa para trabajar es kopián que describe el esfuerzo del atleta en la competición… Una de las características del estilo literario de Pablo es su amor a las ilustraciones de la vida del atleta. Y no nos sorprende, porque en todas las ciudades griegas había un gimnasio, que era mucho más que un campo de deportes… Allí los filósofos, los sofistas y los maestros y predicadores ambulantes encontraban muchas veces sus audiencias. En cualquier ciudad griega, el gimnasio era no solamente el campo de entrenamiento para los deportistas, sino también el club intelectual de la ciudad. En los juegos llamados olímpicos, los atletas no eran los únicos que iban, sino también los historiadores y los poetas para dar lectura a sus últimas obras, y los escultores de fama inmortal iban a hacer estatuas de los vencedores.
Pablo conocía los rigores de la disciplina a la que tenía que someterse el atleta, y las reglas estrictas que tenía que observar (1 Timoteo 4:7s; 2 Timoteo 2:5)… Así es que su oración era que no le pasara lo que a un atleta que se hubiera estado entrenando sin escatimar esfuerzos y privaciones para no llegar a nada. Para él el mayor premio de la vida era saber que por medio de él otros habían llegado a conocer y amar y servir a Jesucristo.
Pero Pablo presenta otra ilustración en el versículo 17. Tenía el don de hablar de tal manera que todos le podían entender. Una de las formas más corrientes de sacrificios paganos era la libación, que era una copa de vino que se derramaba sobre una ofrenda a los dioses. Por ejemplo: todas las comidas paganas empezaban y acababan con una libación de éstas, como una manera de dar gracias al principio y al final de la comida... Pablo ve aquí la fe y el servicio de los filipenses como un sacrificio que ofrecían a Dios. Sabía que podía ser que su muerte no estuviera muy lejos, porque estaba escribiendo desde la cárcel y esperando ser juzgado. Así es que dice que está dispuesto a ser derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de la fe de los filipenses. En otras palabras, lo que les está diciendo a los filipenses es: “Vuestra fidelidad y lealtad cristiana ya son un sacrificio a Dios; y si a mí me tocara morir por Cristo, estoy dispuesto y contento de que mi vida se derrame como una libación sobre el altar en el que se ofrece vuestro sacrificio”.
Pablo estaba totalmente dispuesto a ofrecer su vida en sacrificio a Dios; y, si sucedía así, para él sería un gozo extraordinario. Y les advierte a sus amigos filipenses que no se pongan en plan de duelo ante tal perspectiva, sino que se sumen a su gozo. Para él, cualquier llamada al sacrificio y al trabajo era una llamada a mostrar su amor a Cristo; y por tanto la recibía sin quejas ni pesares, sino con gozo.

Versículo para aprender:

Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”
Filipenses 2: 13




Lección nº 8:
TIMOTEO Y EPAFRODITO
Filipenses 2: 19-30

Timoteo…
Filipenses 2: 19-24
Como Pablo no puede ir a Filipos en persona, tiene intención de enviarles a Timoteo como su representante. No tenía otro que estuviera tan de acuerdo con él en todo.
Tenemos pocos detalles de Timoteo, pero el informe de su servicio con Pablo es muestra inequívoca de su fidelidad.
Era natural de Derbe o de Listra. Su madre, Eunice, era judía, y su abuela se llamaba Loida. Su padre era griego, y el hecho de que Timoteo no estuviera circuncidado parecería demostrar que fue educado a la manera griega (Hechos 16:1; 2 Timoteo 1:5).
No podemos decir cuándo y cómo se convirtió al Evangelio; Pablo le encontró en su segundo viaje misionero, y vio que le podía usar en el servicio de Jesucristo.
Desde aquel momento, Pablo y Timoteo fueron fieles compañeros… Pablo se refería a Timoteo como su hijo en el Señor (1 Corintios 4:17). Estuvo con Pablo en Filipos (Hechos 16); en Tesalónica y Berea (Hechos 17:1-14); y más tarde, en Corinto y Éfeso (Hechos 18:5; 19: 21 s); y en la cárcel de Roma (Colosenses 1:1; Filipenses 1:1).
Estuvo asociado con Pablo al escribir no menos de cinco de sus cartas: 1 y 2 Tesalonicenses, 2 Corintios, Colosenses y Filipenses; y cuando Pablo escribió a Roma, Timoteo se le unió al mandar saludos (Romanos 16:21).
La gran utilidad de Timoteo era que, siempre que Pablo quería información acerca de alguna iglesia o quería dar consejo o ánimo o reprensión, y no podía ir en persona, le enviaba a él... Así es que Timoteo fue enviado a Tesalónica (1 Tesalonicenses 3:6); a Corinto (1 Corintios 4:17; 16:10 y ss.); y a Filipos.
Por último, también Timoteo estaba preso por la causa de Cristo (Hebreos 13:23).
La gran valía de Timoteo era que siempre estaba dispuesto a ir a cualquier sitio; y en sus manos estaba tan seguro un mensaje como si Pablo mismo lo llevara. Otros podían ser presa de ambición egoísta, pero Timoteo no quería más que servir a Pablo y a Jesucristo.

Epafrodito…
Filipenses 2: 25-30
Hay una historia dramática detrás de este pasaje.
Cuando los cristianos filipenses se enteraron de que Pablo estaba preso, su amante corazón los movió a la acción. Le enviaron un donativo por conducto de Epafrodito.
Lo que ellos mismos no podían hacer por Pablo personalmente a causa de la distancia, delegaron en Epafrodito para que lo hiciera por ellos. No querían que se limitara a ser el portador del regalo, sino también que se quedara en Roma con Pablo para prestarle la ayuda que necesitara.
Está claro que Epafrodito era un valiente; porque el que estuviera dispuesto a ofrecerse a prestar ayuda a uno que estaba pendiente de juicio por un delito grave se exponía al riesgo consiguiente y considerable de verse envuelto en la misma acusación.
Es verdad que Epafrodito se jugó la vida para ayudar a Pablo; pero cayó enfermo en Roma, posiblemente con una de las famosas fiebres romanas que barrían la ciudad de cuando en cuando como un verdadero azote, y estuvo a las puertas de la muerte… Se enteró de que la noticia de su enfermedad había llegado a Filipos, y estaba preocupado porque sabía que sus amigos lo estarían por él; y por Pablo, que, lejos de recibir ayuda, tendría que ser él el que la prestara, y tuviera muchas molestias más, como si no tuviera ya bastantes.
Pero Dios, en su misericordia, evitó la muerte de Epafrodito, y a Pablo le evitó más angustias… Pablo sabía que ya era hora de que Epafrodito volviera a Filipos, y es de suponer que sería el portador de esta carta.
Pero había un problema. La iglesia filipense había enviado a Epafrodito para que se quedara con Pablo; y, si se volvía atrás, no faltarían quienes dijeran que había abandonado al apóstol… Por eso Pablo le da aquí un testimonio estupendo para acallar cualquier crítica a su regreso.
Pablo escoge cada palabra en este testimonio. Epafrodito era su hermano, su colaborador y compañero de milicia... Había estado en la línea de fuego.
Luego Pablo pasa a llamarle vuestro mensajero y servidor en mi necesidad. Es imposible suplir el sabor de estas palabras en una traducción. La palabra que usa Pablo para mensajero es apóstolos, que quiere decir literalmente “uno que es enviado con un recado”; pero el uso cristiano había ennoblecido la palabra, y Pablo la usa aquí para colocar a Epafrodito a su misma altura y a la de los demás apóstoles de Cristo.
La palabra que utiliza para servidor es leiturgós. En el griego secular, esta era una palabra noble; en los antiguos días de las ciudades de Grecia había hombres que, por amor a su ciudad, se hacían cargo de los gastos de ciertos debes cívicos, como los de una embajada, o del montaje de uno de los dramas de sus grandes poetas, o del entrenamiento de los atletas que habían de representar a su ciudad en los juegos, o de aparejar un barco de guerra y pagar a la tripulación. Estos benefactores recibían el nombre de leiturgoi.
Pablo toma la gran palabra cristiana apóstolos y la gran palabra griega leiturgós, y se las aplica a Epafrodito y dice a los filipenses: “Dadle a un hombre de su calibre la bienvenida que se merece…Tenedle en el debido aprecio, porque se jugó la vida por Cristo”.
Pablo le está haciendo fácil a Epafrodito la vuelta a casa... Aquí hay algo muy precioso. Es conmovedor pensar en Pablo, él mismo en el valle de sombra de muerte, en la cárcel y en espera del juicio, dando muestras de tal consideración cristiana. Él mismo estaba esperando la muerte; pero lo que le preocupaba era que Epafrodito volviera bien a Filipos.
Pablo era un verdadero cristiano en su actitud hacia los demás; porque nunca estaba tan inmerso en sus propios problemas como para no pensar en los de sus amigos.
Hay una palabra en este pasaje que tuvo más tarde un uso emblemático…Se nos dice que Epafrodito puso o expuso su vida. La palabra original es el verbo parabóleúesthai que es un término de los juegos de azar, y quiere decir jugarse el todo por el todo… Pablo está diciendo que, por la causa de Jesucristo, Epafrodito se jugó “el todo por el todo”, la vida misma...
En la Iglesia Primitiva había una asociación de hombres que se llamaban los parabolani, “los jugadores”, que se ofrecían a visitar a los presos y a los enfermos, especialmente los que tenían enfermedades infecciosas o contagiosas... Se sabe que en el año 252 d.C. se declaró una peste en Cartago y los paganos arrojaban los cadáveres y huían aterrados… Cipriano, el obispo cristiano, reunió a su congregación y los puso a enterrar a los muertos y a atender a los enfermos en la ciudad apestada; y así salvaron la ciudad de la destrucción y la desolación, arriesgando sus propias vidas…
El cristiano debería tener ese coraje casi temerario que le predispusiera a jugarse la vida para servir a Cristo y a la humanidad.
Epafrodito fue un ejemplo del cristiano que se juega todo por la causa; Pablo, su maestro en la valentía y el arrojo, lo destaca ante los filipenses para que ellos lo reciban como él lo merecía…

Versículo para aprender:

Recibidle pues en el Señor, con todo gozo...”
Filipenses 2: 29





Lección nº 9:
EL GOZO CRISTIANO
Y UNA ADVERTENCIA
Filipenses 3: 1-3

El gozo que nadie puede quitar
Filipenses 3: 1
Pablo establece lo que podríamos llamar la indestructibilidad del gozo cristiano. Debe de haberse dado cuenta de que estaba presentándoles un desafío muy alto a los cristianos de Filipos. Era posible que sufrieran la misma clase de persecución, y aun de muerte, que le amenazaba a él. Pero hay una cierta indestructibilidad en el gozo cristiano; y es así porque el gozo cristiano es en el Señor. Se pueden perder todas las cosas, y aun las personas, pero no a Cristo. Y por tanto, hasta en circunstancias en las que el gozo parecería imposible, y parecería no haber nada más que problemas y dolor, el gozo cristiano permanece, porque todas las amenazas y los terrores y los problemas de la vida no pueden apartar al cristiano del amor de Dios en Jesucristo su Señor (Romanos 8:35-39).
Si el cristiano camina de veras con Cristo, camina con gozo.
También establece Pablo lo que podríamos llamar la necesidad de la repetición. Dice que se propone escribirles cosas que ya les ha escrito antes. Esto es interesante, porque debe querer decir que ya les había escrito otras cartas a los filipenses que no han llegado hasta nosotros... A menos que hubiera grandes períodos de su vida en los que no aplicara la pluma al papiro, tiene que haber escrito muchas más cartas que se han perdido.

Los que enseñan mal
Filipenses 3: 2-3
De pronto, el acento de Pablo cambia a un tono de advertencia. Dondequiera que él enseñaba, los judíos le seguían y trataban de deshacer su enseñanza. Pablo enseñaba que somos salvos únicamente por gracia, que la salvación es un don gratuito de Dios que no podemos ganar nunca, sino solamente aceptar en humildad lo que Dios nos ofrece; y además, que el ofrecimiento de Dios es para todas las personas de todas las naciones, y que nadie está excluido.
Pero aquellos judíos enseñaban que, si uno quería ser salvo, tenía que merecerlo y ganárselo cumpliendo los incontables mandamientos de la ley judía; y además, que la salvación era para los judíos exclusivamente, y que, antes que Dios mostrara el más mínimo interés en él, el hombre tenía que circuncidarse, es decir, hacerse judío.
Aquí Pablo acorrala a aquellos maestros judíos que estaban intentando deshacer su trabajo. Los llama tres cosas, especialmente escogidas para devolverles sus pretensiones.
¡Guardaos de los perros!”, les dice a los hermanos. En el Oriente antiguo los perros eran animales parias que vagaban por las calles y los campos, a veces en jaurías, que rebuscaban su alimento en los montones de basura y ladraban y gruñían a todos los que se encontraban. En la Biblia los perros representan lo más bajo que se pueda imaginar (1 Samuel 24:14; 2 Reyes 8:13; Salmo 22:16,20; Lucas 16:21; Apocalipsis 22:15)… Lo santo no debe darse a los perros (Mateo 7:6). Y el pensamiento griego está de acuerdo; el perro representa todo lo desvergonzadamente sucio… Los judíos les daban ese nombre a los gentiles. Hay un dicho rabínico: “Las naciones gentiles son como perros”... Y Pablo les aplica el mismo nombre a los maestros judíos.
Los llama “obreros malvados, realizadores de malas acciones”... Los judíos estarían muy seguros de ser obradores de justicia. Estaban convencidos de que el cumplir las innumerables reglas y preceptos de la Ley era obrar justicia; pero Pablo estaba seguro de que la única clase de justicia que existe viene de rendirnos incondicionalmente a la gracia de Dios. La consecuencia de la enseñanza de ellos era alejar a las personas cada vez más de Dios en vez de acercárselas. Creían que estaban haciendo el bien, pero de hecho estaban obrando maldad.
Por último, los llama “la secta de los mutiladores”... Hay aquí un juego de palabras en griego que no se puede reproducir en español. Hay dos verbos griegos que son muy semejantes: peritémnein, que quiere decir circuncidar, y katatémnein, que quiere decir mutilar… Pablo les está diciendo con cierta dureza: “Vosotros los judíos creéis que estáis circuncidados, cuando lo que estáis es mutilados”...
¿Qué quería Pablo resaltar? Según la creencia judía, la circuncisión se instituyó en Israel como una señal y símbolo de que era el pueblo con el que Dios había entrado en una relación especial. La historia del principio de ese signo se encuentra en Génesis 17:9-10. Cuando Dios hizo un pacto especial con Abraham, estableció la circuncisión como su señal eterna. Ahora bien: la circuncisión no es más que un signo en la carne, algo que se hace en el cuerpo de un hombre. Pero, si un hombre ha de tener una relación especial con Dios, necesita mucho más que una marca en su cuerpo. Debe tener una cierta clase de mentalidad y de carácter y de corazón ya advertido en los escritos sagrados (Levítico 26:41; Deuteronomio 10:16; 30:6; Jeremías 6:10; Éxodo 6:12).
Por tanto, dice Pablo, son los cristianos los que están circuncidados de veras. Están circuncidados, no con una marca exterior en la carne, sino con la circuncisión interior de la que hablaron los grandes legisladores y maestros y profetas.
¿Cuáles son las señales de esa circuncisión verdadera?
Nosotros adoramos a Dios en el Espíritu, dice Pablo... El culto cristiano no es un mero ritual, ni la observancia de los detalles de la Ley; es algo propio del corazón. El verdadero culto cristiano es amor a Dios y servicio a los hombres.
También dice que sólo estamos orgullosos de Jesucristo… El cristiano no se jacta de nada que haya hecho por sí mismo, sino sólo de lo que Cristo ha hecho por él (Gálatas 6:14).
Y afirma finalmente que nosotros no ponemos nuestra confianza en cosas meramente humanas. Los judíos ponían su confianza en el emblema físico de la circuncisión y en el cumplimiento de los deberes externos de la Ley. El cristiano pone su confianza solamente en la misericordia de Dios y en el amor de Jesucristo.
El judío, en esencia, confiaba en sí mismo; el cristiano, en esencia, confía en Dios.
La verdadera circuncisión no es una marca en la carne; es ese culto verdadero, esa gloria real, y esa confianza auténtica en la gracia de Dios en Jesucristo.

En este pasaje, el pensamiento de Pablo fluye prescindiendo de las reglas de la gramática; empieza oraciones y no las acaba; empieza con una construcción, y a mitad de camino se desliza a otra. Esto es Pablo está derramando el corazón, y las exigencias de la gramática tienen que ceder el paso a la maravilla de la gracia.

Versículo para aprender:

Por lo demás hermanos, gozaos en el Señor”
Filipenses 3: 1




Lección nº 10:
CONOCER A CRISTO
Filipenses 3: 4-11

La experiencia de Pablo
Filipenses 3: 4-7
Pablo acaba de atacar a los maestros judíos, y de insistir en que somos los cristianos, y no los judíos, los que tenemos la verdadera circuncisión… Sus oponentes podrían haber intentado objetarle: “tú no sabes lo que es ser judío”... Así es que Pablo presenta sus credenciales, no para presumir, sino para mostrar que había disfrutado de todos los privilegios de un judío, y había alcanzado todas las prerrogativas a que cualquier judío pudiera aspirar; pero había renunciado a todo ello a sabiendas por causa de Jesucristo. Había sido circuncidado a los ocho días de nacer (Génesis 17:12; Levítico 12:3).
Era de la raza de Israel. Cuando los judíos querían hacer hincapié en su relación especial con Dios en su sentido más único usaban la palabra israelita. Israel fue el nombre que Dios le dio a Jacob después de su lucha con Él (Génesis 32:28). Era de Israel de quien de una manera especial recibían su herencia…Al llamarse israelita, Pablo subrayaba la pureza absoluta de su ascendencia.
Era de la tribu de Benjamín. Es decir, no sólo era israelita, sino que pertenecía a la elite de Israel. La tribu de Benjamín ocupaba un lugar especial en la aristocracia de Israel. Fue de la tribu de Benjamín de la que procedió el primer rey de Israel (1 Samuel 9:1 y ss.); y cuando el reino se dividió bajo Roboam, diez de las tribus se separaron con Jeroboam, y Benjamín fue la única tribu que permaneció fiel con Judá (1 Reyes 12:21).
Era un hebreo nacido de padres hebreos. Los judíos habían sido dispersados por todo el mundo y ocurría a menudo que olvidaban su lenguaje ancestral… Hablaban griego por necesidad porque vivían y se movían en ambientes griegos. Pero un hebreo era un judío que era no sólo de pura ascendencia racial sino que había conservado, a menudo laboriosamente, la lengua hebrea. Un judío de esos hablaría la lengua de su país de residencia, pero también el hebreo, que era su lenguaje ancestral. Pablo no era sólo un judío de pura raza, sino que además hablaba hebreo.
Por lo que se refería a la Ley, se había educado para ser fariseo. Esa era una cualidad a la que Pablo se refiere más de una vez (Hechos 22:3; 23:6; 26:5). Su nombre quería decir “los separados”; se habían apartado de la vida corriente y de todas las tareas ordinarias para hacer que su único objetivo fuera guardar la Ley en todos sus más mínimos detalles. Pablo declara que era, no solamente un judío que había conservado la religión ancestral, sino que había dedicado toda su vida a su más rigurosa observancia.
En cuanto a su celo religioso en el judaísmo había sido un perseguidor de la Iglesia. Para un judío, el celo era la cualidad más elevada de la vida religiosa (Números 25:11-13; Salmo 69:9)... Pablo había sido un judío tan celoso que había hecho todo lo posible por destruir a los que creía los enemigos del judaísmo.
En cuanto a la justicia que la Ley podía producir, era irreprochable… Dice que no había ninguna demanda de la Ley que él no hubiera tratado de cumplir…
Todas estas cosas Pablo podría haber pretendido poner en su haber; pero cuando se encontró con Cristo, las pasó a considerar como nada más que malas deudas... Las cosas que había creído que eran sus glorias eran de hecho inútiles.
De este modo demuestra Pablo a esos judíos que tenía derecho a hablar. No está condenando el judaísmo desde fuera. Lo había experimentado al nivel más alto; sabía que no era nada comparado con el gozo que Cristo le había dado.
Sabía que el único camino a la paz era abandonar el camino de los logros humanos y aceptar el camino de la gracia.

La inutilidad de la Ley
Filipenses 3: 8-9
Pablo acaba de decir que había llegado a la conclusión de que todos sus privilegios y logros judíos no eran nada más que una pérdida total. Pero, se podría argüir, que eso era una decisión precipitada, que tal vez más tarde lamentaría; pero en este pasaje la reafirma…
La palabra clave es justicia. Dikaiosyné es siempre difícil de traducir en las cartas de Pablo. El problema no está en saber lo que quería decir, sino en encontrar una palabra que abarque todo lo que incluye.
Para Pablo el gran problema básico de la vida es llegar a estar en la debida relación con Dios, en paz y en amistad con Él. La forma de llegar a esa relación es por medio de la justicia, por medio de la clase de vida y de espíritu y de actitud hacia Él que Dios desea.
Pablo había descubierto que la debida relación con Dios no se basa en la Ley (todo sus intentos previos eran como basura…), sino en la fe en Jesucristo. No la alcanza ninguna persona, sino que es un regalo de Dios; no se gana por obras, sino se acepta en confianza.
Así es que Pablo piensa que el método judío es erróneo e inútil; que no se puede llegar a entrar en la debida relación con Dios por el propio esfuerzo en guardar la Ley… Que se llega a ella solamente tomándole la palabra a Jesucristo, y aceptando lo que Dios mismo os ofrece.
La idea básica de este pasaje es la inutilidad de la Ley y la suficiencia del conocimiento de Cristo y de aceptar el conocimiento de la gracia de Dios. El mismo lenguaje que usa Pablo para describir la Ley muestra el desagrado total hacia la Ley que sus propios esfuerzos frustrados para vivir de acuerdo con ella le habían reportado…
Y el gozo que brilla en todo este pasaje muestra lo maravilloso que fue en su vida encontrar la gracia de Dios en Jesucristo…

Conocer a Cristo
Filipenses 3: 10-11
Para entender a Pablo es importante que nos fijemos en el verbo que usa para conocer. Es parte del verbo guinóskein, que casi siempre se refiere a un conocimiento personal. No es meramente un conocimiento intelectual, el conocimiento de ciertos hechos o principios. Es tener una experiencia personal de otra persona. Podemos ver la profundidad de esta palabra por su uso en el Antiguo Testamento. En él se usa conocer para expresar la relación más íntima entre marido y mujer. “Adán conoció a Eva su mujer; y ella concibió y dio a luz a Caín” (Génesis 4:1). Pablo no considera su meta saber cosas acerca de Cristo, sino conocerle personalmente…
a) Quiere decir conocer el poder su resurrección: para Pablo, la resurrección no era simplemente un acontecimiento pasado de la Historia, por muy maravilloso que fuera; era un poder real y movilizador que actuaba en la vida de cada cristiano.
Para Pablo la resurrección de Jesús es la garantía de la importancia de esta vida y de este cuerpo en los que vivimos. Fue en el cuerpo como Cristo resucitó (1 Corintios 6:13ss)… También es la garantía de la vida por venir (Romanos 8:11; 1 Corintios 15:14 y ss.); y es la garantía de que en la vida y en la muerte y más allá de la muerte la presencia del Señor Resucitado está siempre con nosotros; es la prueba de que su promesa de estar con nosotros siempre hasta el fin del mundo es verdadera.
b) Quiere decir conocer la participación en sus sufrimientos. Una y otra vez Pablo vuelve a la idea de que, cuando el cristiano tiene que sufrir, está participando de alguna manera en el sufrimiento del mismo Cristo, y hasta completándolo (2 Corintios 1:5; 4:10 y ss.; Gálatas 6:17; Colosenses 1:24). El sufrir por la fe no es un castigo, sino un privilegio, porque así participamos de la obra del mismo Cristo.
c) Quiere decir estar tan unidos a Cristo que día a día vamos participando más y más de su muerte, para finalmente participar de su Resurrección. El conocer a Cristo quiere decir compartir con Él su camino; compartir la Cruz que Él llevó; compartir su muerte, y finalmente participar de la vida que El vive para siempre.
Conocer a Cristo no es ser experto en ningún conocimiento teórico o teológico; es conocerle con tal intimidad que al final estamos tan unidos con Él que podamos sentir que sus vivencias son nuestras vivencias y su triunfo nuestro triunfo…

Versículo para aprender:

Por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”
Filipenses 3: 8b




Lección nº 11:
HACIA LA META
Filipenses 3: 12-21

Prosigo a la meta
Filipenses 3: 12-16
Es vital para la comprensión de este pasaje la interpretación correcta de la palabra griega téleios, que se traduce por perfecto (versículos 12 y 15). Téleios tiene en griego una variedad de significados interrelacionados. Con mucho los más de ellos no significan lo que podríamos llamar una perfección abstracta, sino una especie de perfección funcional, de acuerdo con algún propósito dado. Quiere decir completamente desarrollado para distinguirlo de subdesarrollado; por ejemplo, se usa de un hombre plenamente desarrollado en contraposición a un joven en desarrollo. Se usa con el sentido de maduro de mente, y por tanto quiere decir uno que está cualificado en una materia como opuesto a un mero aprendiz. Cuando se usa de ofrendas, quiere decir sin tacha y aptas para ser ofrecidas a Dios. Cuando se refiere a los cristianos, a menudo quiere decir personas bautizadas que son miembros de la iglesia en plenitud de derechos y obligaciones, como opuesto a los que están todavía recibiendo instrucción… Así es que, cuando Pablo usa la palabra en el versículo 12 está diciendo que él no es, de ninguna manera, un cristiano completo, sino que sigue avanzando.
Pablo dice que “está tratando de agarrar aquello para lo que Cristo le agarró a él”... Este es un pensamiento maravilloso. Pablo sentía que, cuando Cristo le detuvo en el camino de Damasco, tenía una visión y un propósito para él; y Pablo sentía que para toda su vida estaba obligado a proseguir adelante… Su pensamiento gira alrededor de la idea de que toda persona que es agarrada por Cristo con algún propósito debe proseguir durante toda su vida hasta alcanzar aquel propósito para el que Cristo la agarró a ella. Con ese fin, Pablo hace dos cosas: olvida las cosas que va dejando atrás y avanza en procura de las que tienen por delante de su presente…
Es decir que de nada vale lo hecho sino que importa lo que se debe hacer… La palabra que usa para estirarse (epekteinómenos) refiere a un corredor que se “estira” al llegar a la cinta que marca la meta y describe a quien va con todo y por todo hacia el final.
En el versículo 15 usa de nuevo téleios, y dice que esta debe ser la actitud de los que hayan llegado a ser maduros en la fe y que conozcan las demandas de Cristo: la disciplina, el esfuerzo y la agonía de la vida cristiana... De ese nivel no se puede caer.
Pablo dice que puede que el cristiano piense de otra manera; pero, si es sincero, Dios le aclarará que no debe nunca relajarse, sino que debe continuar esforzándose hasta llegar a la meta que siempre tendrá por delante mientras esté en este mundo… Pablo veía que el cristiano es el atleta de Cristo.

Ciudadanos del Cielo
Filipenses 3: 17-21
Pocos predicadores se atreverían a hacer el llamamiento con el que Pablo empieza esta sección… Pablo podía pedir no sólo que lo escucharan sino también que le tomaran como ejemplo… Pablo podía invitar a sus amigos, no simplemente a escucharle, sino también a imitarle.
Había en la iglesia de Filipos hombres cuya conducta era un escándalo manifiesto, y que, en sus vidas, daban señales de ser enemigos de la Cruz de Cristo. Quiénes eran, no estamos seguros; pero está claro que llevaban vidas glotonas e inmorales, y usaban su llamado cristianismo para justificarse.
Puede que fueran gnósticos, que eran herejes que trataban de intelectualizar el Cristianismo convirtiéndolo en una especie de filosofía. Empezaban por el principio de que, desde el principio del tiempo, había habido siempre dos realidades: el espíritu y la materia. El espíritu, decían, es totalmente bueno, y la materia es totalmente mala. Fue porque el mundo fue creado a partir de esa materia defectuosa por lo que el pecado y el mal están en él. Así que, si la materia es esencialmente mala, el cuerpo también lo es, y seguirá siendo malo hagas lo que hagas con él. Por tanto, haz lo que te dé la gana; puesto que es malo de todas maneras… Así es que estos gnósticos enseñaban que la glotonería, el adulterio y las borracheras no tenían ninguna importancia, porque no afectaban nada más que al cuerpo…
Había otro grupo de gnósticos que mantenían una posición diferente. Argüían que una persona no podía llegar a ser completa hasta que hubiera experimentado todo lo que la vida puede ofrecer, tanto bueno como malo. Por tanto, decían, una persona tenía el deber de sumergirse en las profundidades del pecado lo mismo que escalar las alturas de la virtud.
Dentro de la Iglesia había dos clases de personas a las que se podían aplicar estas acusaciones. Estaban los que tergiversaban el principio de la libertad cristiana, que decían que en el Cristianismo ya no existía ninguna ley, y que el cristiano tenía libertad para hacer lo que quisiera… Convertían la libertad cristiana en libertinaje y presumían de dar rienda suelta a sus pasiones… Estaban los que tergiversaban la doctrina cristiana de la gracia. Decían que, puesto que la gracia era suficientemente amplia para cubrir cualquier pecado, uno podía pecar todo lo que quisiera sin preocuparse; todo daba lo mismo ante un Dios que lo perdonaba todo.
Quienesquiera que fueran, Pablo les recuerda una gran verdad: “Nuestra ciudadanía está en el Cielo”, les dice… Esa era una figura que los filipenses podían entender. Filipos era una colonia romana. Por todas partes, en puntos militarmente estratégicos, los romanos establecían sus colonias. En tales lugares, los ciudadanos eran mayormente soldados que se habían licenciado después de cumplir los veintiún años de servicio, a los que Roma recompensaba con la ciudadanía plena. La característica principal de estas colonias era que, dondequiera que estuvieran, eran auténticas réplicas de Roma. Se vestía en ellas a lo romano; gobernaban magistrados romanos; se hablaba latín; se administraba justicia romana; se observaba la moral romana. Es como si Pablo les dijera a los filipenses: “Lo mismo que los de las colonias romanas no se olvidan nunca de que pertenecen a Roma, vosotros no debéis olvidar nunca que sois ciudadanos del Cielo, y vuestra conducta debe corresponder a vuestra ciudadanía”.
Para terminar, Pablo habla de la esperanza cristiana. El cristiano espera anhelante la venida de Cristo, cuando todo cambiará. En el estado en que nos encontramos ahora, nuestros cuerpos están sujetos a cambios y desgaste, a enfermedad y muerte, cuerpos de un estado de humillación comparado con el estado glorioso del Cristo Resucitado; pero llegará el día cuando dejaremos a un lado este cuerpo mortal que ahora poseemos, y seremos semejantes a Jesucristo mismo.
La esperanza del cristiano es que llegará un día en que su humanidad se transformará en nada menos que la divinidad de Cristo, y en el que la necesaria bajeza de la mortalidad se cambiará en el esplendor esencial de la vida inmortal.

Versículo para aprender:

Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”
Filipenses 3: 14




Lección nº 12:
LAS GRANDES COSAS EN EL SEÑOR
Filipenses 4: 1-7
Gozo y corona
Filipenses 4:1
Todo este pasaje rezuma el calor del afecto de Pablo a sus amigos filipenses. Los ama y anhela. Son su gozo y su corona.
Hay figuras gráficas tras la palabra que usa Pablo para decir que los filipenses son su corona… Hay dos palabras griegas para corona, y tienen trasfondos diferentes. Una es diádema, que quiere decir la corona de un rey. Y la otra es stéfanos, que es la que aparece aquí, y que era la corona que recibía el atleta vencedor en los juegos deportivos griegos. Se hacía de hojas de olivo silvestre, entretejidas con perejil verde y hojas de laurel. El ganar esa corona era la cima de las aspiraciones del atleta; y también refiere a la corona con la que se adornaban los invitados a un banquete, en alguna gran ocasión festiva. Es como si Pablo dijera que sus amigos filipenses eran la corona de todos sus esfuerzos; es como si dijera que en el banquete final de Dios serían su corona festiva. No hay gozo en el mundo comparable al de traer otra alma a Jesucristo.
Pablo insta a que los filipenses se mantengan firmes en el Señor. Solo con Jesucristo puede una persona resistir las seducciones de la tentación y la debilidad de la cobardía. La palabra que usa Pablo para mantenerse firmes es stékete, y es la que se usaría de un soldado que tuviera que resistir el fragor de la batalla cuando el enemigo se lanzase sobre él.
Nuestra única seguridad frente a la tentación está en el Señor, en sentir su presencia a nuestro alrededor y en nosotros. La iglesia y el cristiano sólo pueden mantenerse firmes cuando están en Cristo.
Buscando la paz
Filipenses 4:2-3
Este es un pasaje de cuyo trasfondo nos gustaría saber mucho más. Está claro que hay un drama por detrás, dolor de corazón y grandes acciones, pero no podemos más que imaginarnos los personajes... Pese a algunas traducciones antiguas de los nombres, está claro que eran dos mujeres las que estaban peleadas… Es muy interesante ver mujeres que representaban papeles importantes en la organización de una de las iglesias originales, porque en la cultura griega las mujeres estaban más bien “detrás de la escena”. El ideal de los griegos era que las mujeres respetables se dejaran ver y oír lo menos posible… Pero Filipos estaba en Macedonia, donde las cosas eran muy diferentes. En ella las mujeres tenían una libertad y un protagonismo que no tenían en el resto de Grecia. Podemos ver esto hasta en el relato que nos da Hechos del trabajo de Pablo en Macedonia. Su primer contacto en Filipos fue en la reunión de oración que se celebraba en el río, y habló con las mujeres presentes (Hechos 16:13). Lidia sería una figura importante en Filipos (Hechos 16:14). En Tesalónica fueron ganadas para Cristo muchas de las mujeres importantes, y lo mismo sucedió en Berea (Hechos 17:4,12).
Pablo exhorta a Evodia y a Síntique que estén de acuerdo en el Señor. No puede existir unidad si no es en Cristo. En los asuntos corrientes de la vida diaria sucede a menudo que personas de lo más diferentes se mantienen en una cierta relación porque reconocen a un gran dirigente. Se lealtad mutua depende totalmente de su lealtad hacia él. Sin el dirigente todo el grupo se desintegraría; las personas no se pueden amar unas a otras a menos que amen a Cristo. La fraternidad humana es imposible aparte del señorío de Cristo.
Hay aquí otra duda... En este pasaje se dirige Pablo a uno al que llama leal compañero con una palabra que quiere decir literalmente compañero de yugo, aunque es posible que ese fuera su nombre, como sugieren muchos comentarios… Se han hecho toda clase de sugerencias acerca de quién es esta persona; se ha supuesto que podría ser el marido de alguna de estas mujeres, o Timoteo, o Silas, o aun el mismo Epafrodito, y que así le respalda Pablo encargándole, no sólo de llevar la carta, sino también de poner paz en la iglesia de Filipos.
De Clemente no sabemos nada más. Hubo más tarde un famoso Clemente que llegó a ser obispo de Roma y que puede que conociera a Pablo; pero era un nombre bastante corriente…
Es significativo que ante una pelea en Filipos, Pablo movilizara todos los recursos de la iglesia para remediarla. Creía que no había esfuerzo demasiado grande para mantener la paz en la iglesia… No se puede estar en paz con Dios y en guerra con los hermanos al mismo tiempo.

Regocijo y gentileza
Filipenses 4:4-5
Pablo propone a sus amigos filipenses dos grandes cualidades de la vida cristiana:
La primera es la cualidad del gozo... Pablo en la cárcel, con la perspectiva de una muerte casi cierta; los filipenses estaban iniciando la carrera cristiana, y les esperaban inevitablemente días tenebrosos, peligros y persecuciones. Pablo exhorta a los filipenses a que se regocijen en el Señor. Lo único que todos los seres humanos necesitan aprender acerca del gozo es que no tiene nada que ver con las cosas materiales ni con las circunstancias externas. El secreto está en que la felicidad no depende de cosas ni de lugares, sino siempre de personas. Si estamos con la persona ideal, ninguna otra cosa importa; y si no estamos con esa persona, nada puede compensar por su ausencia. El cristiano está en el Señor, el más maravilloso de los amigos; nada puede separar al cristiano de su presencia, así es que nada puede arrebatarle el gozo.
Pablo prosigue: “Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres”… La palabra epieikés, traducida por gentileza es una de las palabras griegas que más traducciones ha tenido: mesura, amabilidad, comprensión, simpatía, magnanimidad, autodominio, buenos modales, buena educación, cortesía, gracia.
El cristiano, como lo veía Pablo, sabe que hay algo por encima de la justicia, que la completa y le acerca a la actitud de Dios… Cuando trajeron a Jesús a la mujer que había sido sorprendida en adulterio, Jesús podía haber aplicado la letra de la Ley según la cual debía ser lapidada; pero Él fue más allá de la justicia. Pablo establece que el cristiano en sus relaciones personales con sus semejantes debe mostrar que sabe cuándo insistir en la justicia y cuándo recordar que hay algo mejor más allá de la justicia.
¿Por qué hemos de ser así? ¿Por qué hemos de tener en nuestra vida ese gozo y esa amable gentileza? Porque, dice Pablo, el Señor está cerca. Si esperamos la venida triunfal de Cristo, no podemos perder nunca la esperanza ni el gozo. Si recordamos que la vida es corta, no insistiremos en aplicar la estricta justicia que tantas veces divide a las personas, sino querremos tratarlas con amor, como esperamos que Dios nos trate.

La oración que trae la Paz
Filipenses 4:6-7
Para los filipenses, la vida no podía por menos de ser preocupante. En la Iglesia primitiva, a las preocupaciones normales de la condición humana se añadía la preocupación de ser cristiano, lo que suponía llevar, como se dice, “la vida en la mano”… La solución de Pablo era la oración.
Pablo insiste en que podemos llevar absolutamente todo a Dios en oración… Se ha dicho: “No hay nada demasiado grande para el poder de Dios; ni nada demasiado pequeño para su cuidado paternal”...
Podemos presentarle nuestras oraciones, nuestras súplicas y nuestras peticiones a Dios, orando por nosotros mismos. Podemos pedirle perdón por el pasado, podemos pedirle las cosas que necesitamos en el presente, y la ayuda y dirección para el futuro. Podemos llevar nuestro pasado y presente y futuro a la presencia de Dios.
También podemos orar por otros; encomendar al cuidado de Dios a los que tenemos cerca y lejos que están en el ámbito de nuestra memoria y de nuestro corazón.
Pablo establece que la gratitud (acción de gracias) debe ser el acompañamiento de la oración en todo momento... Pablo insiste en que debemos dar gracias en todo, en el dolor y en la alegría igualmente. Esto implica dos cosas: gratitud, y perfecta sumisión a la voluntad de Dios. Sólo cuando estamos totalmente convencidos de que Dios hace todas las cosas bien y para bien podemos realmente sentir hacia Él la perfecta gratitud que demanda la oración del creyente.
Cuando oramos, debemos siempre recordar el amor de Dios, que siempre desea sólo lo mejor para nosotros, la sabiduría de Dios, que es el único que sabe lo que es mejor para nosotros y el poder de Dios, que es el único que puede hacer que suceda lo que es mejor para nosotros.
La oración debe ser siempre una búsqueda de la Voluntad de Dios… No es lo que yo quiero que Él haga, sino lo que Él quiere que yo haga… Así quien ora con confianza perfecta en el amor, la sabiduría y el poder de Dios encontrará la paz de Dios.
Para Pablo el resultado de la oración de los creyentes, es que la paz de Dios será el centinela que guarde sus corazones. La palabra que usa Pablo, frurein es el término militar para montar la guardia…
Esa paz de Dios, manifiesta Pablo, “sobrepasa todo entendimiento”... Con esta afirmación quiere decir que la paz de Dios es tan preciosa que la mente humana, con toda su habilidad y conocimiento, nunca la puede producir por sí misma; es exclusivamente un don de Dios.
El camino a la paz consiste en confiarnos a nosotros mismos y todo lo que nos es querido en las amorosas manos de Dios.

Versículo para aprender:

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!”
Filipenses 4: 4




Lección nº 13:
LAS COSAS EN LAS CUALES PENSAR…
Filipenses 4: 8-9

En esto pensad…”
Filipenses 4:8-9
La mente humana se tiene que concentrar en algo, y Pablo quería estar seguro de que los filipenses se concentraran en cosas que valían la pena. Es por tanto de la mayor importancia el que concentremos nuestro pensamiento en cosas buenas, y Pablo hace una lista de algunas de ellas.
Hay cosas que son auténticas. Muchas de las cosas de este mundo son engañosas e ilusorias, prometen lo que no pueden cumplir, ofrecen una paz imaginaria y una felicidad inalcanzable. Uno debe siempre fijar su pensamiento en cosas que no le fallen.
Hay cosas que son honestas. El original, semnós es difícil de traducir porque es la palabra que se usa propiamente de los dioses y de sus templos… Cuando se usa de una persona, la describe como alguien que se mueve por el mundo como si estuviera en el templo de Dios. Pero la palabra realmente describe lo que está revestido de la dignidad de la santidad… Es en las cosas que son serias y dignas en las que el cristiano debe concentrar la mente.
Hay cosas que son justas. En griego, la palabra dekcaios define al que da a Dios y a los hombres lo que les es debido. Hay quienes no piensan más que en el placer, la comodidad y la buena vida. El cristiano concentra su pensamiento en sus deberes para con Dios y para con sus semejantes.
Hay cosas que son puras. La palabra original es hagnós, otra palabra de muchos matices. Define lo que está moralmente incontaminado. Muchas personas tienen la mente en tal estado que ensucian todo lo que piensan. Si la mente del cristiano se concentra en lo que es puro, sus pensamientos seran tan limpios que pueden resistir el escrutinio de Dios.
Hay cosas que son, como dicen muchas versiones de la Biblia, amables. Es la traducción más exacta de la palabra original prosfilés si le damos su sentido original de “digno de ser amado”… Hay algunos que tienen la mente tan programada para la crítica y la bronca y la burla que no provocan más que resentimiento en los demás. La mente de la persona cristiana se concentra en cosas amables: la simpatía, la tolerancia, la comprensión… De tal manera que resulta amable para los demás.
Hay cosas que son de buen nombre. No es fácil llegar al sentido de esta palabra, euféma, que quiere decir literalmente bien habladas… Tal vez no fuera excesivo decir que describe lo que es apto para que Dios lo oiga. En los labios y en las mentes de los cristianos debe haber solamente palabras gratas al Señor…
Pablo prosigue y dicte: “Si hay virtud alguna”… La palabra original areté, excelencia, virtud... Era una de las grandes palabras clásicas, que se refería a aquello que alcanzaba el nivel más alto… El mundo tiene sus impurezas y sus degradaciones, pero es indudable que tiene también sus noblezas e ideales, y es en las cosas más elevadas en las que debe pensar el cristiano.
Por último, Pablo dice: “Si algo digno de alabanza”… La palabra es épainos y refiere a lo que es aprobado… Aunque muchas veces el cristiano no estará de acuerdo en que muchas de las cosas que alaba el mundo sean dignas de alabanza, habrá casos en que sí… Y es bueno que el creyente piense en ellas, y sobre todo si agradan a Dios.

El Dios de Paz”
En este pasaje, Pablo habla de las cosas que los filipenses han aprendido. Estas eran las cosas que él mismo les había enseñado. Esto representa la interpretación personal del Evangelio que Pablo les aportó. Una parte de la enseñanza era el cuerpo de doctrina que mantenía toda la Iglesia; y otra era la explicación de esa doctrina por medio de la interpretación e instrucción del maestro.
Si hemos de enseñar o de predicar debemos conocer el cuerpo de doctrina aceptada por la Iglesia; y luego lo tenemos que pasar por nuestra mente y entregárselo a otros, tanto en su sencillez original como en el sentido que nuestra propia experiencia y pensamiento le hayan dado.
Pablo pasa más adelante. Les dice a los filipenses que imiten lo que han oído y visto en él. El ejemplo personal es una parte esencial de la enseñanza. El maestro debe demostrar en acción la verdad que expresa en palabras.
Por último, Pablo les dice a sus amigos filipenses que, si hacen eso con fidelidad, el Dios de la paz estará con ellos. Es de gran interés estudiar los títulos que el apóstol Pablo le da a Dios:

a) Es el Dios de la paz. Este es, de hecho, su título favorito de Dios (Romanos 16:20; 1 Corintios 14:33; 1 Tesalonicenses 5:23). El Dios de la paz puede hacer que nuestra vida sea conforme a su propósito, permitiéndonos entrar en las debidas relaciones consigo mismo y con nuestros semejantes.

b) Es el Dios de la esperanza (Romanos 15:13). La fe en Dios es lo único que puede guardar a una persona de la desesperación total. La esperanza del cristiano es indestructible, porque está fundada en el Dios eterno.

c) Es el Dios de la paciencia y de la consolación (Romanos 15:5; 2 Corintios 1:3). Paciencia es en griego hypomoné, que refiere al que se levanta, enfrenta y conquista las situaciones adversas. Dios es en quien aprendemos a usar el gozo y el dolor, el éxito y el fracaso, el logro y la desilusión igualmente para ennoblecer y enriquecer la vida, para hacernos más útiles a los demás y para acercarnos a Él. La consolación es la palabra griega paraklésis, que es mucho más que un gesto de simpatía; es el aliento. Es la ayuda que no se limita a echar el brazo por el hombro, sino que anima a enfrentarse con el mundo; no consiste en secar las lágrimas, sino en capacitar al afligido o débil a enfrentarse con el mundo con mirada firme.

d) Es el Dios del amor y de la paz (2 Corintios 13: 11). Detrás de todas las cosas está ese amor de Dios que no nos abandona nunca, que soporta todos nuestros pecados, que no nos arroja como inservibles, que nos fortalece para la batalla de la vida.

Si el creyente aprende la disciplina de pensar en las cosas que agradan a Dios su mente y su corazón podrán vivenciar en plenitud la certeza de un Dios que le da la Paz, la Esperanza, la Paciencia, la Consolación a través de su Espíritu, y que sobre todas las cosas, le ama…

Versículo para aprender:

Si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”
Filipenses 4: 8b




Lección nº 14:
TODO LO PUEDO EN CRISTO
Filipenses 4: 10-23

“…Que me fortalece”
Filipenses 4: 10-13
Al ir llegando al final de su carta, Pablo expresa muy cordialmente su agradecimiento por lo que le han mandado los hermanos filipenses. Sabía que le habían tenido siempre presente en su mente y oraciones, pero las circunstancias hasta el momento no les habían deparado oportunidad para demostrárselo.
No era que no estuviera conforme con sus circunstancias, porque había aprendido a ser independiente. Pablo emplea una de las grandes palabras de la ética pagana autárkés, que quiere decir totalmente autosuficiente, que era una de las metas de algunas filosofías de los estoicos, que proponían eliminar todos los deseos (“Si queréis hacer feliz a un hombre, no aumentéis sus posesiones, sino reducid sus deseos”) y toda emoción hasta que uno llegaba a la situación en la que dejaba de importarle lo que le sucediera a él o a ningún otro… La meta de los estoicos era abolir todo sentimiento del corazón humano.
Esto se tenía que hacer mediante un acto deliberado de la mente que veía en todo la voluntad de Dios porque ellos creían que no había absolutamente nada que pudiera suceder que no fuera la voluntad de Dios.
Vemos en seguida la diferencia entre los estoicos y Pablo. Los estoicos decían: “Aprenderé a ser autosuficiente mediante un acto de mi propia voluntad”… Y Pablo decía: “Todo lo puedo en Cristo que me hace fuerte”… Para los estoicos, la autosuficiencia era un logro humano; para Pablo era un don divino.
Pablo podía sobrellevar cualquier cosa, porque en toda situación tenía a Cristo; la persona que camina con Cristo puede sobrellevarlo todo.

El valor de dar
Filipenses 4: 14-20
La generosidad de la iglesia filipense con Pablo había empezado hacía un tiempo considerable. En Hechos 16 y 17, leemos que Pablo predicó el Evangelio en Filipos, y de ahí pasó a Tesalónica y Berea. Ya entonces la iglesia filipense dio prueba de su amor a Pablo. Él estaba en una relación única con los filipenses, porque de ninguna otra iglesia había aceptado donativos o ayuda. Eso había sido lo que había molestado a los corintios (2 Corintios 11:7-12).
Pablo dice algo interesante: “…Estoy contento de que me hayáis mandado este donativo por el bien que os reporta a vosotros mismos, porque vuestra amabilidad os concede un crédito considerable a la vista de Dios”... La generosidad de sus amigos le hacía feliz, no por el propio interés de Pablo, sino por el de sus amigos filipenses. Y entonces usa palabras que definen el donativo de los filipenses como un sacrificio ofrecido a Dios: “Olor de dulce aroma”, lo llama. Esa era una frase corriente en el Antiguo Testamento hablando de un sacrificio agradable a Dios. Es como si el olor del sacrificio fuera agradable al olfato de Dios (Génesis 8:21; Levítico 1:9, 13, 17).
La alegría de Pablo al recibir el regalo no se la produjo ningún interés egoísta, sino altruista: por el beneficio que reportaba a los donantes, porque en sí mismo y en el amor que generaba era agradable a Dios.
En la última frase, Pablo establece que el hacer un regalo nunca deja más pobre al que lo hace. La riqueza de Dios está abierta a los que le aman y aman a sus semejantes.
El que da se hace más rico, porque el dar abre su corazón a los dones de Dios… Pero de ninguna manera debe motivarnos este interés. Si yo doy esperando que Dios me dé a mí, anulo la loable intención que, por ejemplo, motivaba a los filipenses.
Por otra parte dar, no de lo que nos sobra, sino de los que es realmente importante, de alguna manera deja en nosotros cierto “vacío”… Y lo más maravilloso es que ese “vacío” motiva al Señor para volver a llenarlo con sus regalos.

Saludos finales
Filipenses 4: 21-23
La carta llega a su final con saludos. En esta última sección hay una frase muy interesante…
Pablo manda recuerdos especialmente de los hermanos cristianos que son de la casa de César. Es importante que entendamos correctamente esta frase. No quiere decir que fueran de la familia de César en el sentido corriente. La casa de César era el nombre que se daba a lo que nosotros llamaríamos el servicio civil del Imperio, que tenía miembros por todo el mundo.
Los funcionarios de palacio, los secretarios, los que estaban a cargo de los fondos imperiales, los responsables de la administración cotidiana de los asuntos del Imperio, todos estos eran la casa de César. Es del máximo interés que nos demos cuenta de que el cristianismo ya había penetrado hasta en el mismo centro del gobierno romano y sus esferas más elevadas. Esta es la frase que nos lo revela más claramente en todo el Nuevo Testamento.
Habrían de pasar otros trescientos años antes de que el Cristianismo llegara a ser reconocido en todo el Imperio, pero ya se vislumbraban las primeras señales del triunfo definitivo de Cristo.
El Carpintero que fue crucificado ya había empezado a reinar en las vidas de los que gobernaban el mayor imperio del mundo.
Y así termina la carta: “¡Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu!”
Los filipenses le habían enviado su donativo a Pablo. Él no tenía más que un regalo que hacerles: su bendición. Pero, ¿qué mayor don se le puede dar a nadie que recordarle en nuestras oraciones?

Versículo para aprender:

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”
Filipenses 4: 13